Glivec 400 mg como tratamiento de primera línea en la leucemia mieloide crónica

12

Estudios internacionales demuestran una mayor eficacia de Glivec 400 mg en dosis altas, en el tratamiento de primera línea de la leucemia mieloide crónica (LMC).

Hematólogos expertos se reunieron en un congreso en Madrid para analizar la optimización y manejo de este medicamento, poniendo especial énfasis en el manejo de las dosis en pacientes con LMC que recibieron Glivec 400 mg como tratamiento de primera línea.

Los expertos concluyeron que aún los pacientes que no tuvieron una respuesta satisfactoria con este tratamiento, pueden responder positivamente si se aumenta la dosis o se combina éste fármaco con otros medicamentos.

¿Qué es GLIVEC 400 MG. CAPA ENT comprimidos y cómo funciona?

El principio activo de Glivec es el imatinib, una pequeña molécula que bloquea ciertas señales dentro de las células cancerosas. Este bloqueo impide que las células malignas se reproduzcan y avancen.

Es por esta razón que se utiliza Glivec para curar el cáncer en la médula ósea o cáncer del estroma gastrointestinal, entre otros.

Más específicamente, se recomienda la utilización de este tratamiento en los siguientes casos:

  • Diagnóstico reciente de LMC cuando el trasplante de médula ósea no es una buena opción.
  • LMC que no responde al tratamiento con interferón.
  • LMC avanzada o de explosión acelerada
  • Diagnóstico reciente de leucemia linfoblástica aguda (LLA), cromosoma Filadelfia positivo.
  • Recaída de LLA Filadelfia positivo, luego del tratamiento inicial

También se puede utilizar GLIVEC para curar el cáncer del estroma gastrointestinal no operable, metastásico, o con alto riesgo de recidiva (terapia coadyuvante).

Después de su surgimiento en la década de los 90, Glivec 400 mg se transformó rápidamente en la terapia estándar para los casos de nuevo diagnóstico de LMC. En dosis de 400 mg diarios, más del 90% de los pacientes tratados con imatinib luego del fracaso del interferón y el 100% de los pacientes tratados con imatinib como primera línea de tratamiento, consiguieron una remisión hematológica completa.

Uso de Glivec 400 en el tratamiento de la leucemia mieloide crónica

La indicación de Glivec como tratamiento de primera línea en pacientes adultos y pediátricos con LMC, ha representado un gran avance en eficacia, menor toxicidad y mejora de la calidad de vida, en comparación con los fármacos utilizados anteriormente.

Es importante destacar la simplicidad de la administración de GLIVEC 400 MG. CAPA ENT comprimidos, su escasa toxicidad y el riesgo nulo de causar daños por exceso de dosis o hipersensibilidad del paciente.

El objetivo de este tratamiento para la LMC es llegar a niveles indetectables de las alteraciones genéticas involucradas en la enfermedad (gen BCR-ABL y cromosoma Filadelfia), en estudios moleculares y citogenéticos. Cuando esto se logra en una etapa temprana de la enfermedad, aumenta la tasa de supervivencia de los pacientes.

Además, cuando la respuesta no es óptima en los primeros 6 meses, aún existe una elevada posibilidad de éxito en el tratamiento con Glivec 400, aumentando la dosis del mismo o combinándolo con otros fármacos.

Por otro lado, también se ha visto que la administración de dosis elevadas de Glivec tempranamente, permite obtener mejores resultados, más rápidamente, en términos de remisión citogenética completa.

Control de tratamiento con GLIVEC 400 MG. CAPA ENT comprimidos

En el marco del mencionado congreso de hematología llevado a cabo en Madrid, el Dr. José Román, hematólogo que desempeña funciones en el Hospital Reina Sofía, realizó una exposición sobre el control del tratamiento con Glivec 400 mg mediante técnicas de biología molecular. La respuesta se puede monitorear con la técnica de PCR cuantitativa del gen BCR-ABL, ya que es un importante indicador del pronóstico del paciente. De acuerdo con este resultado, el médico puede llevar adelante cambios de estrategia (aumento de dosis, combinación con otros fármacos), para optimizar los resultados obtenidos con Glivec.

Además, la Dra Concepción Boqué, comentó que las terapias combinadas podrían ser la clave del éxito en los pacientes más complicados. Quienes tienen un mal pronóstico por no haber obtenido una respuesta citogenética con Glivec, podrían verse beneficiados con un tratamiento que combine Glivec 400 mg con interferón, trióxido de arsenio, Ara-C, etc.

Comments are closed.